El Mimeógrafo

Pensar un Taller Gráfico de Serigrafía es para quienes desarrollamos este proyecto, un espacio en el cual un cierto número de individuos puedan ir abordando y registrando simultáneamente las implicancias de la vida cotidiana y el uso del tiempo libre, como así también la facilitación en la inscripción e incorporación de un oficio y sus procesos.

En lo específico de taller diremos que la impresión con serigrafía, es una tarea que a lo largo de la historia, desde su invención ha contribuido a fomentar, preservar y dar a conocer diversos tipos de actividades culturales, sociales, políticas y científicas. Es decir, siendo participe fundamental en una sociedad.

Nuestro taller gráfico aborda diferentes proyectos que van abarcando las diferentes técnicas y superficies de impresión posibles, brindando un amplio espectro en cuanto a las posibilidades de sentirse implicado en lo que allí se está imprimiendo. Es pensar un espacio para el registro, registro de aquello que desde algún lugar no deja de insistir y empujar por llegar a ser capturado, matrizado.

¿Por qué pensar en un registro? ¿Por qué debería algo de lo que ocurre en un encuentro ser registrado? La modalidad se sostiene a partir de pensar al registro como un recorte del hacer, donde finalmente lo que aparece es algo que se hace camino, que emerge y que encuentra al menos esa manera de ser dicho.

La tinta, sus colores y texturas, el pulpo (máquina de impresión) y sus movimientos, la impresión y sus sonidos, la estampa y sus sutilezas, forman parte de la experiencia cotidiana de nuestro taller, en donde algo se imprime, y deja su huella, como en un palimpsesto.

Es a partir de este tipo de contacto con lo gráfico que sostenemos la propuesta orientada al trabajo con individuos con inquietudes particulares al respecto, entramadas a partir de un contexto grupal y orientadas, al alojamiento de su propia singularidad. La acción aparece asociada a un grupo. Habitación del espacio que se produce entre varios. Varios que son llamados para manifestarse allí donde son esperados por otros, al menos con la intención, de la producción de algo nuevo. Es allí un origen para una posible invención.